ALGUNAS ESCENAS DE LA PELÍCULA DE SERGIO LEONE “EL BUENO, EL FEO Y EL MALO”, SE RODARON EN LA PROVINCIA DE BURGOS

Burgos, escenario de “El bueno, el feo y el malo”

Algo que no mucha gente sabe es que algunas escenas de la película de Sergio Leone, “El bueno, el feo y el malo”, se rodaron en la provincia de Burgos, en un caluroso verano de 1966.

Durante dos meses, la Sierra de la Demanda se convirtió en una parte de los Estados Unidos de América. Una anexión temporal e incruenta, por parte del director italiano de cine.

Burgos, escenario de “El bueno, el feo y el malo”
clint
clint

El director italiano encontró en el Valle del Arlanza y la Peña de Villanueva de la Sierra de la Demanda, en la provincia burgalesa, dos de los escenarios perfectos para rodar la tercera entrega de su denominada  “trilogía de los dólares”: “La muerte tenía un precio”, “Por un puñado de dólares” y "El Bueno, el Feo y el Malo”.

De ese acontecimiento hace ya 53 años. Más de medio siglo que ha llevado a la Asociación Cultural Sad Hill a recuperar las localizaciones que sirvieron a Leone para hacer uno de los spaghetti western más conocidos de la historia del cine de cowboys. Es un buen momento, desde hoy mismo, para visitar la zona y disfrutar de las localizaciones haciendo turismo “cinéfilo”.

sergio en sad hill

Sergio Leone, durante el rodaje de "El Bueno, el feo y el Malo" en el cementerio de Sad Hill

Sus protagonistas fueron un todavía poco conocido Clint Eastwood, a la cabeza del reparto, a quien acompañaban Eli Wallach y Lee Van Cleef. Y cuatro fueron las localizaciones que, curiosamente, no están en Hollywood. Ni siquiera en Almería, donde por aquella época era lo habitual en los westerns hechos por directores españoles e italianos. Están en Burgos.

Cuatro escenarios que tienen bastante peso narrativo y bastante duración durante la película. En esas localizaciones estaban la Misión de San Antonio, el Río Grande, el cementerio de Sad Hill (de donde la asociación tomó su nombre) y el campamento de Beterville.

Los cuatro escenarios escogidos para el rodaje se encuentran en la zona del Valle de Arlanza, en un radio de 30 kilómetros y fueron adaptados a las exigencias del guión.

Así, el campamento unionista de Beterville se ubicó en un alto, cerca de la población de Corazo. Era un campo de concentración, en el que son recluidos dos de los protagonistas, Rubio “el bueno” y Tuco “el feo”, interpretados por Eastwood y Wallach, respectivamente.

El Monasterio de San Pedro de Arlanza se convirtió en el interior de la Misión de San Antonio, utilizado como hospital y donde “el bueno” y “el feo” recalan para curar las quemaduras del sol del primero.

El Río Grande de la película es en realidad el Río Arlanza. En él se construyó un puente, el de Langston, de más de 150 metros que separaba las trincheras de los soldados confederados o sudistas  y las de los unionistas o nordistas.  El río es el lugar elegido para dar vida a la batalla entre unos y otros separados por Río Grande.

batalla

Por último, el célebre cementerio de Sad Hill se ubicó en el término de Silos. En él se dispusieron más de 5.000 tumbas, en una construcción circular de 300 metros de diámetro. Es el lugar en el que los tres protagonistas, al final de la película,  se disputan un botín de 200.000 dólares.

El cementerio lo construyó en 1966 el Ejercito Español en el Valle burgalés de Mirandilla.  Un enorme cementerio con más de 5.000 tumbas, para la escena final de la película. El lugar quedó completamente abandonado tras el rodaje y durante cuarenta y ocho años la vegetación se apropió del antiguo decorado natural y cubrió todas las tumbas.

En 2014 se creó la Asociación Cultural Sad Hill. Es una agrupación que reúne a los diferentes pueblos y asociaciones culturales de la zona, para recuperar los escenarios y hacerlos visitables por cinéfilos y curiosos.

Surge a raíz de la iniciativa llevada a cabo por el Colectivo Arqueológico y Paleontológico de Salas de los Infantes, la Asociación Serranomatiega, y varios pueblos de la zona, como Hontoria del Pinar, Santo Domingo de Silos, Covarrubias, Contreras, Carazo, Hortigüela, Salas de los Infantes, Pinilla, etc… para reivindicar las localizaciones burgalesas de la película y fomentar la restauración de los escenarios históricos, prácticamente borrados con el paso del tiempo, hasta la creación de la asociación, que apostó por su recuperación.

Cuarenta y ocho años después, un grupo de románticos decidieron que ya era hora de desenterrar el cementerio.

Su historia está recogida en Sad Hill Unearthed, un largometraje documental dirigido por Guillermo de Oliveira, que cuenta la historia de la que ha sido una de las ambientaciones escenográficas más famosas de la historia del cine mundial.

El documental ha sido galardonado con la Medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos en 2019, y ha sido nominado a Mejor Largometraje Documental en los Premios Forqué 2019 y a Mejor Película Documental en la 33 Edición de los Premios Goya.

La asociación comenzó la recuperación del cementerio en 2014 y actualmente ya ha visto la luz prácticamente toda la estructura circular central y alrededor de 5.000 tumbas. Todo ello le da un aspecto muy parecido al que tenía durante el rodaje de la película.

El siguiente paso de la asociación, consistió en marcar todas las tumbas que aparecen en la película. Para ello convocaron diversas jornadas de voluntariado y se puso en marcha un sistema de micro-mecenazgo para cubrir los gastos y que se llamó “Apadrina tu tumba”.

Actualmente se ha dado por finalizada la campaña de apadrinamiento de tumbas y los donativos que se reciban se emplearán para labores de mantenimiento y para la realización de actividades culturales.

El objetivo final siempre ha sido convertir toda la zona en un itinerario turístico de calidad. Una ruta vertebrada en torno al cine y la película y dotada de contenido. No sólo como algo anecdótico, como ha ocurrido hasta ahora, donde los cuatro escenarios son visitados por cinéfilos, admiradores de Eastwood, estudiosos, mitómanos y viajeros en general que comparten sus vídeos e imágenes en Internet, pero que no es conocido por los españoles en general, y mucho menos por los turistas internacionales.

Y ello pese a que los escenarios burgaleses tienen durante toda la película, el mayor peso narrativo -las tramas que alojan son fundamentales – y un largo metraje en relación a la duración total del film.

"El bueno, el feo y el malo" ha sido reconocida por la revista Time como una de las 100 mejores películas de todos los tiempos y hoy figura en la historia del cine como obra antológica del denominado spaghetti western.

tuco y rubio en sad

En 2016, para conmemorar el medio siglo del rodaje, la asociación Sad Hill programó diversas actividades, charlas y proyecciones, e incluso un festival de música que tuvo lugar en la zona del rodaje durante la semana del aniversario, en el mes de julio.

La Ruta de El bueno, el feo y el malo

El puente. La asociación impulsora de esta ruta propone al visitante tomar como punto de partida la localidad de Salas de los Infantes. Siguiendo la N-234 en dirección Burgos, se llega hasta Hortigüela. Se accede al desvío hacia Covarrubias y tras recorrer tres kilómetros y medio, se llega finalmente hasta el escenario de la batalla del puente de Langston. Es reconocible a la derecha de la carretera, puesto que el puente ya no existe, de momento,  una roca sin vegetación donde se colocaron las trincheras. Al otro lado del Río Arlanza está la entrada de un pequeño valle donde desembocaba el puente.

La misión. Un kilómetro más adelante está el monasterio de San Pedro de Arlanza, donde se rodaron los interiores de la misión de San Antonio.

El cementerio. Siguiendo en dirección a Covarrubias y justo antes de cruzar el segundo puente del Arlanza, en Fuente Tubilla, hay un camino a la derecha en dirección a Contreras. Tras recorrer 8 km se llega a Contreras. Allí hay que tomar una pista que lleva a Silos. La pista  va en ascenso hasta los 1.150 metros, en donde se abre un gran valle. Este está delimitado al norte por la Peña Villanueva y al sur por los Altos de los Cuetos. En el punto justo donde comienza el valle, hay una cancela que da acceso al cementerio de Sad Hill.

El campamento. Desde aquí hay seis kilómetros hasta el campamento de Batterville, en Carazo.

Durante todo el recorrido, a lo largo de 54 kilómetros en coche, en moto, a caballo, o en bicicleta, el paisaje, con un desnivel que oscila entre los 850 y los 1.280 metro, es espectacular. Es conveniente dedicar una mañana o una tarde completa a esta ruta.

Más información:

https://asociacionculturalsadhill.wordpress.com

O en el teléfono (947) 38 10 11 .

Comentarios
Burgos, escenario de “El bueno, el feo y el malo”
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW