VINOS Y CAVAS EXTREMEÑOS CON DENOMINACIÓN DE ORIGEN

Almendralejo, ciudad del vino y el cava

Visitar Almendralejo (Badajoz), es una buena excusa para, además de disfrutar de su arte monumental, saborear su gastronomía y catar sus vinos y sus cavas con D.O., así como para conocer las excelencias de la Ruta del Vino Ribera del Guadiana.

Un recorrido por Almendralejo y Tierra de Barros, en el que conocer las excelencias de esta tierra del vino y ciudad del Cava. Enología, gastronomía, arte y cultura extremeños en estado puro.

 

Almendralejo, ciudad del vino y el cava
Sin título
Sin título

Visitar Almendralejo es una excusa perfecta para saborear los deliciosos vinos y espumosos que se elaboran tanto en esta localidad, como en La Ruta del Vino Ribera del Guadiana y la comarca de Tierra de Barros.

La Ruta del Vino Ribera del Guadiana, la principal oferta enoturística extremeña, es una buena opción para quienes disfrutan de los viajes relacionados con el turismo enológico. Pese a que no es una de las rutas más nombradas de España, sí supone una de las mejores opciones como destino enoturístico y merece la pena visitarla.

El viaje permite conocer también la Estación Enológica de Almendralejo, que cumple 103 años, y el Museo de las Ciencias del Vino de la localidad. Se pueden conocer las entrañas de alguna bodega que elabore el cava y las plantas de embotellado. Pero tampoco hay que perderse la plaza de toros de la localidad, que todavía conserva bajo sus gradas una antigua bodega. En el plano histórico, conviene visitar el cercano yacimiento arqueológico de Huerta Montero, donde se puede contemplar un sepulcro de la edad del cobre y que recomendamos no perderse.

Estación Enológica de Almendralejo

La Estación Enológica, conocida también como Vincal Laboratorios, pertenece a la D.O. Ribera del Guadiana, y posee la primera acreditación concedida en España para la realización de ensayos y pruebas de valoración organolépticas, en todo tipo de vinos, según las especificaciones establecidas para cada caso. Este tipo de acreditación lo concede la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC).

El laboratorio está enclavado en un edificio neoclásico en el que lo primero que se aprecia al entrar es una imponente escalinata central. La decoración, que se ha preservado tal y como fue en sus orígenes con una combinación de colores blanco y ocre, se basa en elementos clásicos que recrean sillares, pilastras, frontones partidos y escudos, entre otras ornamentaciones.

Museo de las ciencias del vino

El museo de las ciencias del vino permite hacer un recorrido con visita guiada por la historia local del vino. Incluye vestigios históricos encontrados en la zona con una antigüedad que se remonta a los tartesios (primeros productores de vino en Extremadura hace más de 2.600 años), los romanos, y otros pobladores históricos de la región.

Además del recorrido histórico, el museo muestra las herramientas y técnicas antiguas utilizadas para trabajar los viñedos y elaborar los tradicionales vinos extremeños. El recorrido se completa con los métodos más actuales de elaboración de vinos y cavas. El museo dispone de unas modernas instalaciones que incluyen una sala de catas y un jardín con viñas con todas las variedades cultivadas en Tierra de Barros. El museo está situado en una antigua alcoholera, junto a la plaza de toros de la localidad y el santuario de Nuestra Señora de la Piedad.

La plaza de toros

La bodega de la plaza de toros, que pertenece al Ayuntamiento, está debajo de las gradas y cuenta con 29 enormes tinajas con capacidad para más de un millón de litros. El origen de esta bodega está en la baja temperatura a la que se mantiene el perímetro bajo el graderío, incluso en los calurosos meses del verano, lo que hace que sea un lugar idóneo para el almacenamiento de los vinos.

La plaza, con capacidad para casi 6.000 espectadores, se construyó en 1843 y se reformó en 1912, cuando se le agregaron algunos ornamentos mudéjares. El primer piso destaca por la balconada que rodea todo el perímetro, a la que se abren puertas con arcos de herradura.


CIUDAD DE VINOS Y CAVAS

La relación de Almendralejo con el Cava empezó en los años 80 cuando tres empresarios de la localidad decidieron buscar ideas para crear nuevos productos extremeños que ofrecer al resto de España. Así nació el cava “Vía de la Plata”, acogido a la D.O. Cava desde 1983 y posteriormente, en 1985, nació el cava “Bonaval”, también acogido a la D.O.

En 1986 y como consecuencia de la nueva normativa europea que afectaba a España y las D.O., Cataluña propuso una serie de municipios para la elaboración del cava, entre los que no figuraban ni Almendralejo, ni la localidad valenciana de Requena. Tras un litigio y en virtud de los derechos adquiridos que tenían estas localidades, ambas ganaron el pleito. Esta victoria legal convirtió a Almendralejo en la única ciudad de Extremadura donde se puede elaborar cava con D.O. Y en ella tan sólo cuatro bodegas; Vía de la Plata, Marcelino Díaz, López Morena y Ramale. Todas ellas elaboran el cava mediante el método tradicional champenoise amparados por el Consejo Regulador de la D.O. Cava.

La ciudad cuenta, además de con las cuatro bodegas del cava, con diez bodegas de vino, todas ellas visitables, donde se pueden hacer catas y visitas guiadas mediante cita previa. Algunas de ellas cuentan con numerosos premios, como las bodegas San Marcos, Viña Extremeña, Palacio Quemado, Pago de las Encomiendas, Toribio Viña Puebla, Medina o Viña Santa María.

Qué visitar

Dentro de la ciudad de Almendralejo son múltiples los encantos patrimoniales dignos de mención, entre los que recomendamos, entre otros, los siguientes.

Casa Palacio Marqués de la Encomienda

Es un edificio construido en la segunda mitad del siglo XVIII. Es de estilo barroco, realizado en mampostería y ladrillo revocado y ocupa una buena extensión de terreno. Tiene dos plantas y una fachada simétrica con una puerta principal con bóveda de arista y  arco de medio punto.

Palacio Monsalud

Construido en 1752, el edificio tiene tres plantas en torno a un patio central con arcos de medio punto en la planta baja y columnas de granito. La primera planta tiene  una balaustrada de cerámica. En la fachada principal, la puerta tiene un dintel de mármol y sobre ella un balcón barroco.

Convento e Iglesia de San Antonio

El edificio es de origen franciscano y se construyó en 1785. Lo levantaron los frailes asentados en Almendralejo, procedentes de la zona fronteriza de Portugal cuando se inició la guerra entre el país vecino y la corona española en 1640. Durante la Guerra de la Independencia fue cuartel militar.

Ermita de Santiago

Data del siglo XVI y  es una pequeña construcción de fachada blanca, con una bóveda de cañón y  una cúpula sobre la capilla mayor, en la que se puede observar un retablo de San José, San Sebastián y Santa Bárbara

Parque de la Piedad

Se construyó en el siglo XIX y está integrado en el hospital y la residencia de ancianos de la localidad. Un parque de gran valor botánico por su variedad de plantas y especies arbóreas.

Colección Monsalud de piezas arqueológicas

La colección la conforman unas 80 piezas romanas, visigodas y árabes. La colección fue más completa, pero en los años treinta del pasado siglo 1.400 piezas pasaron al Museo Nacional y otras desaparecieron.

Plaza del mercado

En el año 2028 cumplirá 100 años. Es un patio central en el que se distribuyen los distintos puestos de venta bajo techo. El acceso al mercado se hace por cuatro puertas, una en cada fachada.

También se pueden visitar el Museo Devocional, el edificio del Círculo Mercantil, la Iglesia de Corazón de María, el Santuario de La Piedad, o la Parroquia de Nuestra Señora de la Purificación.

Yacimiento arqueológico de Huerta Montero

El viaje a Almendralejo permite hacer una visita al yacimiento arqueológico de Huerta Montero, ubicado en las proximidades del área urbana de la ciudad. Es un enterramiento prehistórico de la Edad del Cobre que, pese a perder la cubierta superior del túmulo por hundimiento antes de ser descubierto, se encuentra en unas condiciones óptimas para comprender el significado de la construcción. Paco Blasco es el arqueólogo e investigador que se encarga del estudio del sepulcro, de analizar la estrecha relación que tuvo el enterramiento con el solsticio de invierno y de las visitas guiadas.

Construido hace ya más de 4.600 años, durante más de 1.000 años se utilizó como enterramiento colectivo, de lo que da muestra el descubrimiento de 109 esqueletos muy deteriorados y revueltos. Está orientado al sol para que en el día más corto del año (solsticio de invierno), los rayos de este penetraran por su estrecha apertura de entrada hasta iluminar completamente el interior circular del enterramiento.

El sepulcro tiene una longitud de algo más de 15 metros, dividida en tres partes. La primera es una rampa de acceso de 7 metros, a la que sigue un corredor de 4 metros que desemboca en una cámara circular de algo más de 4,5 metros de diámetro. En su interior se encontraron además de los esqueletos, piezas de ajuares funerarios como vasijas, cuchillos de sílex, ídolos tallados, cuentas de collar o puntas de flechas, por lo que se ha deducido que también habría sido un lugar de celebración de ceremonias relacionadas con el culto a los antepasados.

Todos los años, coincidiendo con el solsticio de invierno, alrededor del 19 de diciembre, se celebrará la Fiesta del Solsticio de Invierno. Comienza hacia las 9.00 horas con la observación del fenómeno luminoso del sepulcro.

También se organizan jornadas de puertas abiertas, gratuitas, asesoradas por el arqueólogo responsable del sepulcro. Las actividades incluyen también rutas senderistas entre viñedos y olivares, que discurren por los parajes de la Carretera de Arroyo de San Serván. Para todas las actividades es necesario informarse  en la Oficina de Turismo de Almendralejo.

turismo@almendralejo.es  / 924 666 967

Comentarios
Almendralejo, ciudad del vino y el cava
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW