EN POCOS AÑOS PASÓ DE SER UN GUETO DE DROGADICTOS Y DELINCUENTES, A UN BARIO MODÉLICO

El barrio de Chueca de Madrid

Acabada la fiesta del orgullo gay organizada por la comunidad LGTBI, y que se celebran en el barrio de Chueca desde hace más de 30 años, es un buen momento para conocer esta zona del centro  madrileño, que en pocos años pasó de ser un gueto de drogadictos y delincuentes, a un barrio modélico, ejemplo de convivencia y tolerancia

El barrio de Chueca de Madrid
DCIM100MEDIA
DCIM\100MEDIA

El Barrio de Chueca

Empezaremos por contar la historia de este barrio tan emblemático de la capital de España y la bella experiencia que supone pasear por sus calles y callejuelas, repletas de comercios y edificios representativos del Madrid más castizo.

El Barrio de Chueca está situado en la zona centro de la ciudad de Madrid y tiene como ejes principales las calles de Fuencarral y de Hortaleza. Recibe su nombre de la plaza principal del barrio, pequeña pero atractiva, dedicada al compositor de zarzuela Federico Chueca.  En esta plazuela se encuentra también la estación de metro del mismo nombre.

DCIM\100MEDIA

En la zona destacan el mercado de San Antón y otras dos plazas. La del Rey, en la que destacan la emblemática Casa de las Siete Chimeneas y una estatua del militar Jacinto Ruiz Mendoza, uno de los héroes del 2 de mayo. La otra plaza, la de Vázquez de Mella está rodeada de una combinación de edificios de fachadas decimonónicas y otras más modernas y  representa uno de los epicentros de la vida social de la zona.

DCIM\100MEDIADCIM\100MEDIA

Los años 80 y 90

El barrio ha cambiado mucho desde los años 80 y 90. Tanto que quienes no lo conocieran en aquella época no sabrán que era un barrio dominado por el tráfico de drogas y la delincuencia, que se hicieron visibles y se apoderaron de las calles.

Ese grave proceso de degradación, que había comenzado en los años 70, fue empeorando hasta alcanzar su momento más crítico en los años 90. Poco a poco fueron “echando”  a los vecinos de toda la vida y a los comerciantes tradicionales. Era una zona muy deteriorada y con muy mala fama, en la que los vecinos querían vender sus casas, pero nadie quería comprarlas. Así que, muchos vecinos de toda la vida, optaron por abandonar sus casas y locales comerciales. Si, abandonar, porque resultaba imposible, o casi, venderlas.

Gais y lesbianas impulsaron la zona.

En la actualidad, la zona es famosa en todo el mundo, ha sido rehabilitada, y los comercios con estilo han inundado las calles, dándole al barrio una nueva vida. Destaca por ser un área muy comercial y de esparcimiento. Un barrio para disfrutar de la moda, porque alberga tiendas de todo tipo. Desde los diseños más vanguardistas hasta a primeras marcas, pasando por establecimientos para prácticamente cualquier tribu urbana. 

DCIM\100MEDIADCIM\100MEDIA

Todo ello en un ambiente cosmopolita, multirracial, liberal, abierto y respetuoso con la diversidad de la sociedad actual. Todo ello, sin perder el aire castizo que le da la tradicional arquitectura de los edificios de la zona.

Gran parte de la “culpa” de su nueva imagen  la han tenido los colectivos de gais y lesbianas, que  fueron los primeros en apostar por recuperar el barrio en los años 80. En un momento en el que nadie quería ni acercarse por allí, compraron  viviendas e invirtieron en los locales abandonados para crear tiendas de todo tipo. Paradójicamente, la mala situación de la zona favoreció el traspaso de locales para nuevos usos comerciales, como los bares, que serían el principio del resurgimiento del barrio.

DCIM\100MEDIA

Esto fue en una época en la que en España todavía había mucha homofobia, e incluso algunos vecinos se sentían incómodos con los nuevos pobladores. Lo que  en principio parecía que iba a convertirse en un “gueto”, según algunos, propició que, con el tiempo, la convivencia,  y la evolución del pensamiento de las nuevas generaciones, cambiara la opinión de los que se quejaban de esa “invasión” y se sintieran contestos y orgullosos de formar parte de barrio.

Un barrio que tomó un nuevo rumbo, pasando de ser peligroso y marginal a adquirir el carácter que hoy día tiene, como estandarte de la libertad y apertura de la sociedad madrileña. Alberga numerosos locales frecuentados por el colectivo LGBT, centros alternativos de moda, mucha diversión y ambiente desenfadado.

En el barrio se abrieron algunos de los primeros locales destinados al público gay de Madrid, y muchos de ellos todavía continúan funcionando, como el Café Figueroa, el Black & White, Sachas o la librería Berkana. También hay saunas, sex shops, cafés, bares, pubs y una infinidad de servicios más o menos enfocados a un público homosexual como tiendas de ropa, agencias de viajes, asesorías o clínicas.

La evolución de Chueca ha ido paralela a su transformación comercial y en sus callejuelas, además de los comercios tradicionales, abundan las propuestas gastronómicas  como delicatesen o restaurantes de diseño, populares o de cocina internacional.

DCIM\100MEDIADCIM\100MEDIA

También son calles para disfrutar de la noche con los amigos, porque dispone de numerosos locales de fiesta, donde tomar una copa tranquilamente o bailar hasta altas horas de la madrugada.

Y todo en un ambiente de tolerancia y diversidad, donde uno de los mayores atractivos turísticos son las fiestas de celebración del Orgullo Gay,  que tienen lugar anualmente a finales de junio y llenan las calles de música, color, alegría y millares de personas que acuden al barrio de Chueca a divertirse y pasarlo muy bien.

Comentarios
El barrio de Chueca de Madrid
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW