PLANIFICACIÓN, REVISIÓN DE TU VEHÍCULO Y NEUMÁTICOS EN CONDICIONES DE SEGURIDAD SERÁN TUS ALIADOS

Que la seguridad te acompañe... si viajas en coche

La primavera  y el verano, son los períodos del año con más intensidad de tráfico, debido a que se realizan más viajes de turismo vacacional por carretera. Por esa razón, hay que tener el vehículo en perfectas condiciones y seguir una serie de normas básicas para mejorar la seguridad. Sin embargo, algunos estudios dicen que sólo uno de cada tres conductores se preocupa de revisar su automóvil antes de salir de viaje en vacaciones.

Que la seguridad te acompañe... si viajas en coche
taller2
taller2

Si a la falta de revisiones en los coches y al desprecio que algunos conductores sienten por las normas de tráfico y por el resto de conductores, le añadimos un escenario en el que algunas carreteras estás plagadas de baches, grietas, señales deterioradas o caídas y marcas viales poco visibles, tenemos un cóctel peligroso para los coches que cada día transitan por nuestras carreteras y que en períodos vacacionales se convierten en millones de trayectos diarios.

señales tráfico

Desde DIARIO SALIR  queremos aportar nuestro granito de arena para mejorar la seguridad en las carreteras, con unos sencillos consejos prácticos para antes de empezar un viaje y durante el mismo. El fin es evitar accidentes y que los trayectos sean más seguros y placenteros. Por leves que sean, los accidentes suponen un grave contratiempo, frente al concepto de vacaciones, descanso y relajación, que debe suponer abandonar la rutina por unos días.

Antes de emprender viaje

Planificar bien el viaje e informarse del estado de las carreteras antes de ponerte en ruta, te evitará salir en los momentos de mayor congestión de tráfico. Un viaje no es un “corsé” así que, si es necesario, modifica los horarios de salida, tanto a la ida como a la vuelta, para evitar las pesadas “caravanas”. Estudia bien los trayectos antes de salir y así, en caso de atascos prolongados, podrás tomar rutas alternativas.

estado carreteras

Para reducir riesgos de avería y accidente es recomendable hacer siempre las revisiones periódicas recomendadas por el fabricante, en tiempo y forma, en un taller mecánico y por especialistas. Y siempre, antes de emprender un viaje, haz algunas comprobaciones rutinarias, como el buen estado de la batería, la presión de los neumáticos y la banda de rodadura, los niveles de refrigerante y de agua de los limpiaparabrisas y su buen funcionamiento.

Revisa también todas las luces y asegúrate de que el haz de luz de los faros no vaya sobre elevado, ni demasiado bajo, ni desviado, y menos aún con la lámpara fundida. Es conveniente llevar luces de repuesto, aunque en algunos coches modernos es imposible cambiarlas. Si notas que tu luz falla, para en algún taller de carretera y que te cambien la bombilla. A un especialista no le llevará más que unos minutos realizar esta función y a ti te supondrá mayor visibilidad y, por tanto, más seguridad. En la actualidad los coches modernos llevan las denominadas luces de día con las que  la visibilidad de los vehículos que vienen de frente es mucho mayor y desde mayor distancia. Si tu coche no cuenta con este sistema, enciende las luces de cruce durante todo el día. A ti también te verán mejor.

faros

Hay que comprobar también que llevemos en el coche los elementos necesarios por si nos surge una avería. Algunos son obligatorios por ley, y no llevarlos puede acarrear una multa, como los triángulos de emergencia y el chaleco reflectante. No olvides tampoco llevar la rueda de repuesto en buen estado, el gato y una llave para las tuercas de las ruedas, por si sufres un pinchazo y tienes que cambiarla.

Nuestra recomendación es que te hagas socio de alguna compañía de asistencia en carretera. Te solucionarán todos los problemas con una simple llamada, e incluso te llevarán al lugar a donde vayas, o te facilitarán un vehículo de sustitución. Otro consejo es que mires detenidamente tu póliza de seguro y las prestaciones que te ofrece tu aseguradora. Algunas de ellas también cubren estos imprevistos. Todo dependerá de los servicios contratados.

Pero antes de ponerte en marcha, asegúrate de que todos los ocupantes utilicen los sistemas de retención y sé escrupulosamente cuidadoso con la utilización correcta de las sillas infantiles. Comprueba todos los anclajes del sistema y los cinturones de los niños.

niños coche

Neumáticos.

Los neumáticos merecen un apartado especial porque su buen estado y un mantenimiento idóneo de los mismos garantizan más seguridad, mejor respuesta ante un imprevisto, y un inflado correcto dará mayor duración de la banda de rodadura.

Pero pese al peligro cierto que supone no cuidar los neumáticos y circular con ellos en mal estado, hay muchos vehículos circulando con defectos graves. Algo que, además de incrementar las posibilidades de tener un accidente, incrementa el consumo de combustible.

neumático roto

Hay que cambiar los neumáticos antes de que su desgaste sea superior al límite mínimo legal, establecido en 1,6 mm. Pero hasta cambiarlos debemos seguir unos consejos básicos de mantenimiento, como revisar visualmente el desgaste desigual de los neumáticos y el estado de las llantas.

Hay que revisar la presión de los neumáticos en frío una vez al mes o cada 2.000 km como máximo y siempre antes de emprender un viaje. La presión de los neumáticos tiene que ajustarse a la carga del vehículo y siempre seguir las indicaciones del fabricante. Y nunca montes neumáticos diferentes  en el mismo eje.

Durante el viaje

Ahora sí, puedes iniciar el viaje, pero con precaución, sin prisas, y respetando todas las normas, señales de tráfico y límites de velocidad.

Debes conducir con responsabilidad, evitar el exceso de velocidad, y sobre todo, no beber, ni tomar medicamentos que puedan disminuir la capacidad de reacción.

Si vas a hacer un largo viaje, no salgas después de un prolongado día de trabajo, ya que puedes ser víctima de la fatiga. Si aun así decides no seguir esta recomendación, haz descansos cada dos horas o 200 km. Y sobre todo si viajas con niños. Para, descansa, estira las piernas un rato, toma un café o un refresco y luego continúa sin prisas y con precaución.

descansa en carretera

Tampoco hay que confiarse en los trayectos cortos, ya que son incluso más peligrosos que los trayectos largos por los despistes que acarrea la relajación. Muchos accidentes se producen en el lugar de destino y en recorridos cortos.

No te obsesiones con las horas de llegada, ni intentes recuperar los tiempos perdidos durante los atascos. Cuando la circulación se restablece, se suelen organizar los denominados “efecto acordeón”. En cualquier momento puede aparecer una nueva retención y se pueden provocar colisiones por alcance, y sobre todo por distracción. Mantén siempre la distancia de seguridad con el coche que te precede.

atasco

Cuando te acerques a una retención, frena con suavidad, anticípate a las situaciones de peligro estando muy pendiente del tráfico que te rodea, e indica a los demás conductores con tus luces de avería o “warning” las situaciones de congestión o paradas sobrevenidas por el atasco.

Vigila por el retrovisor a los coches que van detrás y observa posibles vías de escape en caso de que el coche que nos sigue no sea capaz de frenar a tiempo. Por si acaso, y para evitar los temidos “latigazos cervicales”, lleva los reposacabezas bien puestos. Tampoco  dejes objetos sueltos en el interior del vehículo, porque, caso de accidente, se convertirán en mortíferos proyectiles que saldrán despedidos hacia el frente, con gran energía.

No pierdas la concentración hasta que no detengas el coche en tu lugar de destino. En los momentos finales del viaje aumenta el riesgo de accidentes, debido a las ganas de llegar, la fatiga acumulada y las retenciones a la entrada de pueblos y ciudades.

Y por último, recuerda la conducta PAS en caso de accidente: Prevenir nuevos riesgos, Avisar a los servicios de emergencia y Socorrer a los heridos.coche accidentado

Comentarios
Que la seguridad te acompañe... si viajas en coche
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW